Back to series

Nos hemos enfocado en dos puntos: la vida y la iglesia. Si el cambio no viene de adentro afuera no vendría al contrario, y no va ser a la fuerza si no por participación de la intención de un corazón lleno la voluntad de Dios. Para transformar un país debemos cambiar como hombres…